Cómo afectan las emociones a la salud

¿Qué es tener buena salud emocional?

Las personas con buena salud emocional están conscientes de sus pensamientos, sentimientos y comportamientos. Han aprendido maneras saludables para afrontar el estrés y los problemas que hacen parte de una vida normal. Se sienten bien consigo mismas y tienen relaciones sanas.

Sin embargo, muchas cosas pueden ocurrir en la vida que pueden perturbar su salud emocional y provocar sentimientos fuertes de tristeza, estrés o ansiedad. Estas cosas incluyen:

  • Perder el trabajo por causa ajena a su desempeño
  • Tener un hijo que se va o que regresa a la casa
  • Estar de duelo por la muerte de un ser querido
  • Divorciarse o casarse
  • Sufrir una lesión o una enfermedad
  • Ser promovido en el trabajo
  • Tener problemas de dinero
  • Mudarse a una casa nueva
  • Tener un bebé

Los cambios favorables pueden ser tan estresantes como los cambios desfavorables.

Si tienes algún trastorno emocional, no te lamentes creyendo “me ha tocado”. A todo el mundo le suceden acontecimientos que pueden desembocar en un Trastorno Emocional, el secreto está en aprender a superarlos.

Si no tienes un Trastorno Emocional, pero sientes una perturbación Emocional, no te despistes, ya que este puede ser la antesala de  un Trastorno

 

relacion-mente-cuerpo

 

¿Cómo pueden mis emociones afectar mi salud?

Tu cuerpo responde en el modo en que tú piensas, sientes y actúas. Esto con frecuencia se denomina la conexión mente y cuerpo. Cuando tú estás estresado, ansioso o enojado, tu cuerpo trata de decirte que algo no funciona bien. Por ejemplo, una presión arterial elevada o una úlcera estomacal podría desarrollarse después de un evento particularmente estresante, tal como la muerte de un ser querido. Los siguientes síntomas pueden ser evidencia de que tu salud emocional está desequilibrada:

  • Dolor de espalda
  • Cambio de apetito
  • Dolor en el pecho
  • Estreñimiento o diarrea
  • Resequedad en la boca
  • Cansancio excesivo
  • Malestar y dolor generalizado
  • Dolores de cabeza
  • Presión arterial (sanguínea) elevada
  • Insomnio (dificultad para dormir)
  • Mareos
  • Palpitaciones, es decir, una sensación de que su corazón late aceleradamente
  • Problemas sexuales
  • Sensación de “falta de aire”
  • Tensión en el cuello
  • Sudar
  • Malestar estomacal
  • Subir o bajar de peso

La mala salud emocional puede debilitar tu sistema inmune haciendo que te constipes a menudo y seas víctima de otras infecciones. Además, cuando tú te sientes estresado, ansioso, o perturbado, puedes no estar cuidando de tu salud como deberías. Puedes no sentir deseos de hacer ejercicio, comer comidas nutritivas o tomar el medicamento que te hayan recetado. Abusar del alcohol, tabaco u otras drogas también puede ser una señal de una salud emocional mala.

¿Porqué mi Terapeuta necesita saber acerca de mis emociones?

Puede que no estés acostumbrado a hablar con un Terapeuta sobre tus sentimientos o sobre los problemas de tu vida personal. Pero en realidad lo necesitas, ya que puedes ver comprometida tu salud, y corres el riesgo de un agravamiento y se convierta en una patología Psico Emocional grave.

Si tus sentimientos negativos no desaparecen y si son tan fuertes que te impiden disfrutar la vida, es sumamente importante que hables con tu Terapeuta. Tú puedes tener una Depresión, o estar a punto de entrar en esa dimensión. La depresión es una enfermedad, que puede llevarte a la muerte, o como mínimo de vivir como si estuvieras prácticamente muerto

¿Cómo puedo mejorar mi salud emocional?

Primero, trata de reconocer tus emociones y entender por qué las estás teniendo. Descifrar las causas de la tristeza, estrés y ansiedad en tu vida te pueden ayudar a manejar tu salud emocional. Los siguientes consejos son útiles.

No lo dudes acude a un Terapeuta, lo mismo que haces cuando sientes un desequilibrio físico y acudes rápidamente a un médico. Sepas que los problemas emocionales, o se resuelven o cada vez el problema es mayor, actualmente en la Terapias Naturales y psico-emocionales, tienes un potente aliado.

Expresa tus sentimientos de manera apropiada.

Si los sentimientos de estrés, tristeza o ansiedad te están causando problemas físicos, guardar estos sentimientos dentro de ti puede hacer que te sientas peor. Está bien dejar que tus seres queridos sepan cuando hay algo que te está molestando. Sin embargo, ten en cuenta que tus familiares y amigos pueden no ser capaces de ayudarte a superar tus sentimientos negativos. En estos momentos, busca un Terapeuta, que te ayude a superar la situación que estás viviendo.

Vive una vida equilibrada.

Trata de no obsesionarte con tus problemas ya que estos puedan conducirte a sentimientos negativos. Esto no significa que tengas que aparentar ser feliz cuando te sientes deprimido, ansioso o perturbado. Es importante enfrentarse con estos sentimientos negativos pero también tratar de centrarse en las cosas positivas de tu vida. Una posibilidad sería redactar un diario para llevar un registro de las cosas que te hacen sentir feliz o en paz. Algunas investigaciones han demostrado que tener una actitud positiva puede mejorar la calidad de la vida y también afectar positivamente tu salud. Encuentra tiempo para hacer las cosas que te hacen disfrutar.

Practica la tolerancia ante la adversidad.

La gente con tolerancia ante la adversidad es capaz de enfrentarse con el estrés de manera positiva. La tolerancia ante la adversidad puede aprenderse y fortalecerse por medio de diferentes técnicas. Estas incluyen tener apoyo emocional, mantener una imagen positiva de sí mismo, aceptar el cambio y ver las cosas desde una perspectiva distinta.

Calme tu mente y tu espíritu.

Los métodos de relajación tales como la meditación son maneras útiles para equilibrar las emociones. La meditación es una forma de pensamiento guiado. Puedes realizarlo de diferentes formas. Por ejemplo, puedes hacer ejercicio, hacer estiramientos y respirando profundamente… Pídele consejo a tu Terapeuta sobre los métodos de relajación, uno muy recomendable es “Pilates”

Cuida de ti mismo.

Para tener buena salud emocional, es importante cuidar tu cuerpo empezando por una alimentación sana, dormir lo suficiente y hacer ejercicio para eliminar la tensión acumulada. Evita comer en exceso, drogas, alcohol, juego…

 

 

.