Lesiones causadas por correr

Correr es una forma de ejercicio y recreación frecuente en nuestra sociedad actual.

Millones de personas corren con regularidad.

A pesar de que correr con regularidad ofrece muchos beneficios para la salud, también existe el riesgo de sufrir lesiones.

Las lesiones por correr generalmente afectan los músculos, los tendones, las articulaciones y los huesos de las piernas. La mayoría de estas lesiones se deben a la actividad repetitiva y no a un solo evento traumático.

 

 

lesiones-por-correr-a-pie

 

Lesiones causadas por correr y síntomas frecuentes

Dolor de rodilla:

Es el dolor de rodilla cabe destacar dos tipos de lesiones:

Síndrome de dolor patelofemoral: Es el síntoma más frecuente de lesión en los corredores. Lo distintivo de este síndrome es la aparición gradual de dolor en la parte delantera de la rodilla, cerca de la rótula. El dolor empeora después de estar sentado mucho tiempo o al subir y bajar escaleras o pendientes.

Síndrome de la banda iliotibial: Otra causa del dolor de rodilla es el, que afecta la parte externa de la rodilla y puede extenderse por lado externo del muslo hasta llegar a las caderas.

 

Dolor en las espinillas:

Este provoca dolor en las espinillas y es más frecuente en los corredores principiantes.

 

Fracturas por sobrecarga

Se suele dar en los corredores de larga distancia, consiste en pequeñas fracturas en el hueso que se producen como consecuencia de la aplicación repetitiva de “sobrecarga” en el hueso, más frecuente en la parte inferior de la pierna, las caderas o el pie.

 

Tendinitis de Aquiles

La tendinitis de Aquiles provoca dolor en el tendón del talón (tendón de Aquiles) en la parte posterior del tobillo

 

Fascitis plantar.

La fascitis plantar causa dolor en la planta del pie o en el talón mismo.

La fascitis plantar generalmente duele más después de un período de descanso, al levantarse de la cama.

 

Riesgos de sufrir lesiones

No todos los corredores tienen la misma probabilidad de sufrir lesiones, entre los que presentan mayor riesgo están

  • Corredores principiantes
  • Corredores con lesiones anteriores
  • Los que corren más de 60 km por semana
  • Los que repentinamente aumentan la velocidad o la distancia
  • Las mujeres con densidad ósea baja (osteopenia u osteoporosis)

 

Reducir el riesgo de sufrir lesiones por correr

Cada persona es distinta y habría que estudiar cada caso en particualar, pero algunas recomendaciones generales ayudan a evitar lesiones

Al principio de empezar con el deporte de correr se debe empezar despacio y y por poco tiempo, y aumentar el tiempo y la distancia de forma gradualmente.

Incluir durante la semana 1 o 2 “días de descanso” o bien alternar con otros tipos de ejercicio (entrenamiento de fuerza o entrenamiento combinado).

Elegir el calzado adecuado es fundamental, y se debe cambiar alrededor de 1000 Km de uso

La superficies blandas (cinta de correr, pista…) son menos peligrosas que las duras (asfalto).

Los estiramientos antes o después de correr, son deseables pero no garantizan evitar sufrir una lesión.

Realizar un estudio de la marcha por si requiere el uso de plantillas correctoras.

Aprender la técnica de correr, el pateo sobre el suelo

Es conveniente calentar gradualmente la musculatura

Masaje relajante cada cierto tiempo

 

Tratamiento

El reposo o cambio de actividad es el tratamiento más importante para curar las lesiones.

Uso de hielo

Uso de dispositivos especiales como férulas u ortesis.

Si se utilizan analgésicos como antiinflamatorios estos no deben ser esteroideos.

La fisioterapia puede ayudar

 

 

.

 

.