Después de estas fiestas, puede que te sobren unos kilitos, sigue estos consejos y los perderás

LA LINEA no es el bien primordial. La salud y felicidad son más importantes

PRISAS: La rapidez para perder  peso puede ser contraproducente. No tengas prisa. Esta crea ansiedad y acaba produciendo el efecto contrario

LA DIETA: No es un enemigo que te hace sufrir. Ni “un mal” que hay que soportar. Es necesario mentalizarse de esto y convertirla en un aliado para ir consiguiendo nuestros objetivos.

NO PASES HAMBRE  Cuando se tiene “hambre” después o entre comidas “NORMALMENTE” es por ansiedad.

  • Levántate de la mesa (evitar la sobremesa)
  • Cambia de actividad, cuando sientas hambre.
  • O si se hace preciso: Comer verdura u hortalizas crudas sin aderezar (Zanahoria…) o (Yogur desnatado)

AGUA: Bebe 2 vasos de agua ½ h antes de comer. Bebe preferiblemente fuera de las comidas, durante las mismas bebe lo mínimo (un vaso).

PASTA y BOLLERÍA: Elimínala

DULCES: Evítalos: Azúcar, pasteles, croissants, galletas, miel, flan, natas, natillas, etc.

REFRESCOS: Tales como colas, zumos envasados, etc. llevan mucho azúcar, debes evitarlos, no obstante podrás tomar cualquiera en su “versión” light, aunque siempre con moderación. Es preferible una infusión con sacarina, recuerda que te la puedes beber “del tiempo”

FRUTOS SECOS: Por su alto contenido calórico olvida que existen. Salvo los indicados

ACEITUNAS: Ojo con ellas. Son golosas.

CARNE: Asada o a la plancha. Puedes untarla con aceite (ten en cuenta descontarlo de la cantidad total, si sigues una dieta)

El cerdo y los embutidos evítalos; Solo podrás tomar jamón York y jamón serrano (quitándole la grasa).

El pollo y el pavo siempre sin piel

PESCADOS Y MARISCOS: Sin problema hervidos o a la plancha.

HUEVOS:

  • Hervidos, pasados por agua, a la plancha.
  • Tortilla (con poco aceite):
    • Sola Con jamón, atún o gambas
    • Olvídate de la de patatas o calabacín…

FRUTA: Podrás tomarla con un límite de 4-5 piezas diarias pero debes evitar: Plátano, uvas, higos, chirimoyas y aguacates. Evita tomar fruta hasta una hora después de las comidas. Es preferible tomar la fruta sin pelar.

No mezclar frutas acidas con dulces

QUESO: Elimina los quesos curados. Evita los semi

LECHE y derivados: Utilizar desnatada. Yogur desnatado natural o de sabores sin azúcar. Hay gran variedad de productos bajos en calorías, pero compruébalo comparándolos con un yogur desnatado y uno natural, que el número de calorías no sobrepase el punto intermedio.

BEBIDAS ALCOHÓLICAS: Olvídate de ellas excepto en alguna “ocasión” y con mucha moderación. Vino (con preferencia), cerveza (no solo engorda su parte alcohólica). Del resto olvídate.

EJERCICIO: Es importante un mínimo de ejercicio, según tus posibilidades. Al menos procura realizar paseos todos los días de 1/2 a 1 hora. Con un ritmo “vivo”, sin dejarse “llevar”

COME DESPACIO: Masticando bien los alimentos.

VERDURAS: Debes procurar no mezclar entre si: Las verduras de hoja ancha (lechuga con acelgas o espinacas).

El tomate no es una verdura.

CONDIMENTOS:

  • No abuses de la sal
  • Sustituye el azúcar por “Mesura” o sacarina
  • Un toque de hierbas frescas. Las grasas proporcionan sabor a los alimentos y al eliminarlas podemos perder el gusto y provocar ansiedad. Para evitarlo, añade hierbas frescas al cocinar, no contienen calorías y son una fuente de vitaminas y minerales muy buena

ACEITE: Una o dos cucharadas soperas al día; si sigues una dieta limita la cantidad total a la indicada en tu dieta, repartiéndolo entre crudo, para guisar o freír (lo mínimo)

.

 

.