Presión arterial

La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias, que son los vasos sanguíneos que distribuyen, por todo el cuerpo  la sangre oxigenada impulsada por el corazón.

Esta presión tiene dos medidas, una cuando el corazón impulsa la sangre en el latido, a la que se llama sistólica o alta, ya que es el momento de mayor presión, y la otra la diastólica o baja, que se produce entre cada latido del corazón.

Si la presión que ejerce la sangre sobre las paredes arteriales, es mayor de lo normal, en cualquiera de los dos parámetros o medidas, tanto en la alta como en la baja, se habla de hipertensión o hipertensión arterial.

 

Síntomas

La hipertensión arterial puede no dar ningún síntoma, por lo que suele calificarse de “el enemigo silencioso”; de ahí la importancia de  revisar la presión arterial regularmente.

 

Causas

Existen diversos factores que pueden provocar la hipertensión arterial.

Podemos hablar de dos tipos de hipertensión arterial:

1.- Hipertensión primaria o hipertensión esencial, se califica de este modo  cuando se desconoce la causa de la hipertensión arterial.

Este tipo de hipertensión arterial por lo general tarda muchos años en desarrollarse y es probablemente el resultado de su estilo de vida, alimentación, entorno,  y fruto del envejecimiento del cuerpo.

2.- Hipertensión secundaria, se la denomina de este modo cuando se provoca la hipertensión arterial por un problema de salud o medicamento.

Entre los factores que pueden ocasionar la hipertensión secundaria se encuentran:

  • Ciertos medicamentos, tales como las píldoras anticonceptivas, NSAID (un tipo de analgésico) y cortico esteroides
  • Consumo excesivo de alcohol
  • Problemas renales
  • Obesidad
  • Apnea del sueño
  • Problemas de las glándulas tiroides o suprarrenales

 

Factores de riesgo de la hipertensión arterial

Algunos de los factores más comunes que pueden provocar la hipertensión arterial son:

Una dieta con alto contenido de sal, grasa o colesterol

Situaciones crónicas como problemas renales y hormonales, diabetes y una tasa alta de colesterol

Historial familiar: Si tiene antecedentes familiares de problemas de hipertensión arterial, es más probable que sufra hipertensión arterial.

Vida sedentaria

Edad: El riesgo de padecer hipertensión arterial tiene una relación directa con el aumento de edad.

Sobrepeso: A mayor sobrepeso mayor riesgo de sufrir problemas de hipertensión arterial

Raza: Las personas de color más probabilidades de padecer de hipertensión arterial.

Algunos medicamentos anticonceptivos

Estrés

Consumo de tabaco o beber demasiado alcohol

 

Diagnóstico y pruebas

La única manera de saber si su presión arterial es demasiado alta es revisarla con un monitor de presión arterial. Mientras más alta esté su presión arterial, con más frecuencia deberá revisarla.

Después de los 18 años de edad, se debe revisar la presión arterial por lo menos una vez cada 2 años. Esta revisión debe ser más a menudo si ha tenido algu´n episodio de hipertensión arterial.

 

Medición y significado

Se habla de una presión arterial normal cuando:

La presión arterial “alta” o sistólica es de 120

La presión arterial “baja” o diastólica es de 90

Cuando cualquiera de los dos parámetros da una medida superior a la indicada indica una hipertensión arterial; no obstante puede haber ligeras variaciones en la “normalidad” de la cifra, según homeotipo, por lo que para hacer una valoración precisa se necesita un seguimiento personal.

Se denomina hipotensión cuando cualquiera de las medidas está por debajo de los parámetros indicado.

Si la diferencia entre la presión arterial alta y la presión arterial baja es igual o menor a 1, se la denomina “presión arterial pinzada”, se debe acudir a urgencias

 

Efectos de la hipertensión arterial

Endurecimiento de las arterias: Aumenta el grosor de los músculos de las paredes arteriales, lo que disminuye la luz o hueco por el que debe circula la sangre, dificultando su circulación, lo que disminuye el flujo sanguíneo al cerebro y al corazón, con las consecuencias que de ello derivan, y si un pequeño coagulo se instala en alguna arteria provoca un accidente cerebrovascular o un ataque al corazón.

Agrandamiento del corazón: La hipertensión arterial aumenta el tamaño del corazón debido a que, al ser un músculo y obligarlo a realizar un trabajo más intenso, se produce un mayor desarrollo como cualquier músculo, y cuanto más grande es el corazón, menos capaz es de mantener el flujo sanguíneo adecuado. Provocando que la persona se sienta débil y cansada, impidiéndole hacer ejercicio y realizar actividades físicas. Provocando una insuficiencia cardiaca progresiva.

Daño renal: La hipertensión arterial, puede afectar a las arterias lo que puede provocar daños a los riñones.

Daño ocular: En las personas diabéticas, la hipertensión arterial puede generar rupturas en los pequeños capilares de la retina del ojo, ocasionando derrames que pueden causar ceguera.

 

Tratamiento

Usted y su médico trabajarán juntos para encontrar la mejor manera de disminuir su presión arterial. El tratamiento generalmente inicia con cambios que puede hacer en su estilo de vida para ayudar a bajar la presión arterial y reducir así el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca.   Si estos cambios no funcionan, es probable que también deba tomar medicamentos.

Incluso si necesita tomar medicamentos, hacer algunos cambios en su estilo de vida puede ayudarle a reducir la cantidad de medicamentos que debe tomar.

Recomendaciones:

Disminuir Estrés

Aumentar actividad física aeróbica

Mantener peso adecuado

Eliminar el consumo de tabaco

NO COMER:

  • Grasas
  • Carnes rojas
  • Embutidos y fiambres
  • Lácteos enteros
  • Quesos curados
  • Té negro
  • Café
  • Alcohol

Incrementar la ingesta de: Ricos en grasas poliinsaturadas: Soja. Aceite de oliva puro. Aceite de pescado. Nueces. Té verde. Té rojo. Ajo

Plantas beneficiosas: Espino Blanco. Olivo. Antiateromatosas (estimular Hígado como Alcachofera y Ortiga)

 

Tratamiento   :

Si la presión arterial es superior a 180 se debe acudir a urgencias

El tratamiento de la hipertensión arterial desde las Terapias Naturales se realiza en función del paciente y atendiendo a sus connotaciones, se complementará con diferentes terapias.

Modificación de la dieta >

Si tiene estrés: Se realizará un tratamiento para su eliminación:

  • Reflexología Podal >
  • Flores de Bach >

Si tiene colesterol, se le administra Lecitina de soja (Naturopatía >)

Ejercicio

Fitoterapia >: Se le administrará Espino Blanco, u Olivo

Omega 3 incrementando los alimentos de mayor alto contenido. Y si hace falta administrando un complemento del mismo.

  • Pescado azul (salmón, sardina, arenque, pez espada, caballa, salmonete y atún)
  • Marisco (ostras, mejillones…)
  • Alimentos vegetales:
    • Verdolaga (Toda la planta)
    • Lechuga (Hojas)
    • Soja. (Semilla)
    • Espinacas (Planta)
    • Fresas (Frutos)
    • Pepino (Fruto)
    • Coles de Bruselas (Hojas)
    • Coles (Hojas)
    • Piña (Fruto)
    • Almendras (Semillas)
    • Nueces