Radicales libres

Son moléculas de oxigeno libres en el interior de nuestro organismo, que tienden a “agruparse” con otro tipo de moléculas, provocando la oxidación.

La oxidación daña sustancias químicas importantes, como el ADN y algunas partes de sus células. Algunas células pueden sanar pero en otras el daño es permanente.

Esta oxidación contribuye al proceso de envejecimiento, al igual que al desarrollo de enfermedades tales como cáncer, diabetes y enfermedades del corazón.

Los radicales libres están directamente implicados en la degeneración de las células (aumento de la oxidación celular, disminución de la respiración celular), y son los principales responsables del envejecimiento celular; por lo tanto, deben ser captados y neutralizados en cuanto aparecen.

No solo los procesos químicos de nuestro organismo, o una dieta inadecuada puede generar la aparición de radicales libres, sino que también la exposición a otros factores como el consumo regular de toxinas químicas (abonos, pesticidas…), el uso cotidiano de excitantes (tabaco, alcohol en particular), la exposición repetida a radiaciones ionizantes así como a los rayos solares son algunos de los factores más propicios para la aparición y el desarrollo de los Radicales Libres.

Los síntomas de una superproducción de Radicales Libres o de una insuficiencia en su neutralización se manifiestan al nivel de la piel (desarrollo acelerado de arrugas, ojeras) pero esta debilidad celular tiene también repercusiones internas, produciendo trastornos degenerativos, cardio-vasculares, reumatológicos…

Antioxidantes

Los antioxidantes son sustancias que pueden interrumpir o limitar el daño que los radicales libres ocasionan. Su cuerpo utiliza los antioxidantes para estabilizar y neutralizar los radicales libres. Esto les impide causar más daño en otras células. Los antioxidantes pueden proteger y revertir, hasta cierto punto, el daño que los antioxidantes han causado.

Los antioxidantes son: vitaminas A, C y E, beta carotenos, luteína, licopeno y selenio.

¿Dónde se encuentran los antioxidantes?

Su cuerpo produce algunos antioxidantes con el objeto de combatir los radicales libres que se forman durante los procesos corporales normales.

También se pueden obtener antioxidantes con una dieta saludable, que incluya alimentos ricos en antioxidantes.

Otro medio para ingerir antioxidantes, es a través de suplementos.

No obstante muchos suplementos alimenticios no tienen un contenido equilibrado de vitaminas, minerales y enzimas, y por consiguiente, éstos pueden tener un efecto desfavorable sobre su salud.

 

Radicales Libres-antioxidantes

 

Alimentos ricos en Antioxidantes

Para obtener la mayor cantidad de antioxidantes es importante consumir, no solo alimentos con antioxidantes sino, una dieta que incluya una buena mezcla de frutas y verduras de colores vivos, además de otros alimentos ricos en antioxidantes:

  • Vitamina A: se encuentra en la leche, hígado, mantequilla y huevos.
  • Vitamina C: se encuentra en la mayoría de frutas y vegetales. Aquéllas con el contenido más alto en vitamina C incluyen las papayas, fresas, naranjas, melón, y kiwi, al igual que el pimiento verde, coles de Bruselas, coliflor y col rizada.
  • Vitamina E: se encuentra en algunas nueces y semillas, incluso en las almendras, semillas de girasol, avellanas y maní. También se puede encontrar en los vegetales de hojas verdes tales como la espinaca y la col rizada, y en aceites vegetales como el aceite de soja, girasol, maíz.
  • Beta carotenos: se encuentran en las frutas y verduras de colores vivos, incluso en las zanahorias, melón, albaricoques, papayas, mangos, duraznos, calabaza, brócoli, batatas y calabacín. Estos también pueden encontrarse en algunos vegetales (verduras) de hojas verdes, incluso en las hojas de las remolachas, espinacas y col rizada.
  • Luteína: se encuentra en los vegetales de hojas verdes tales como espinacas, acelgas y col rizada, brócoli, maíz, arvejas (chícharos), papayas y naranjas.
  • Licopeno: se encuentra en las frutas y verduras de color rosa (rosado) y rojo, tales como la toronja rosada, la sandía, los albaricoques y los tomates.
  • Selenio: se encuentra en cereales (maíz, trigo y arroz), nueces, leguminosas, productos de origen animal (carne de res, pescado, pavo, pollo, huevos y queso), pan y pasta.

Si bien es cierto que los alimentos ricos en vitamina E y beta caroteno son muy saludables y ayudan a reducir el riesgo de cáncer, no es recomendable tomar vitamina E o suplementos de beta caroteno para la prevención de cáncer. Las personas que fuman o tienen mayor riesgo de cáncer de pulmón no deberán tomar suplementos de beta caroteno ya que puede incrementar el riesgo de cáncer de pulmón.

La mejor manera de obtener antioxidantes es consumir una dieta rica en vegetales, frutas, granos enteros, semillas y nueces. La variedad también es muy importante.

Hay que tener cuidado si se toma un suplemento multivitamínico. Obtener demasiado de ciertas sustancias nutritivas tales como vitaminas E y A o selenio puede resultar nocivo.