El síndrome de fatiga crónica (agotamiento, desánimo), es un cansancio crónico, aplastante, y continuo que no se alivia con el descanso y no es causado directamente por otras enfermedades. Puede aparecer como una sensación de estar harto de todo.

Causas

No se conoce la causa exacta del síndrome de fatiga crónica. Existen teorías que indican la posibilidad de que la causa sea debida a:

  • Virus del herpes humano tipo 6. Sin embargo, no se ha identificado nunca ningún virus como la causa.
  • Inflamación en el sistema nervioso, debido a una respuesta del sistema inmunitario.
  • Estrés
  • El denominado cansancio psicológico, hecho que se produce a raíz de no estar contento con nuestra vida, no estar satisfecho…

Otros factores que pueden influir en el desarrollo del síndrome de fatiga crónica:

  • Edad
  • Haber sufrido alguna enfermedad que facilite la aparición
  • Estrés
  • Insatisfacción en la vida
  • Genética
  • Factores ambientales
  • Combinación de sexo y edad: se da con mayor frecuencia en mujeres de 30 a 50 años.

 

 

fatiga

 

Síntomas

Los síntomas del síndrome de fatiga crónica son similares a los de la gripe y otras enfermedades virales comunes y abarcan: dolor muscular, dolor de cabeza y fatiga, con la diferencia de que se prolongan durante seis meses o más.

El síntoma principal del síndrome de fatiga crónica, es el cansancio o fatiga que es:

  • Nuevo.
  • Dura al menos seis meses.
  • No se alivia con el reposo en cama.
  • Intenso hasta impedir realizar diversas actividades.

Otros síntomas abarcan:

  • Cansancio durante más de 24 horas después de realizar alguna actividad de la que normalmente se repondría en poco tiempo.
  • Levantarse cansado después de haber dormido suficiente tiempo.
  • Falta de memoria.
  • Falta de concentración, dificultad para concentrarse.
  • Confusión.
  • Dolor articulaciones, sin hinchazón ni enrojecimiento.
  • Dolor de cabeza diferente a los que ha tenido en el pasado.
  • Irritación, irritarse fácilmente.
  • Fiebre leve: menos de 38,5º.
  • Dolores musculares (mialgias).
  • Debilidad muscular en distintas partes del cuerpo o incluso en todo el cuerpo.
  • Dolor de garganta.
  • Sensibilidad en los ganglios linfáticos del cuello o la axila.

 

Pruebas y exámenes.

No existen pruebas específicas para confirmar el diagnóstico de síndrome de fatiga crónica, se suele basar en el descarte de otras dolencias. Sin embargo, ha habido informes de pacientes con síndrome de fatiga crónica que arrojan resultados anormales en los siguientes exámenes:

  • Resonancia magnética del cerebro.
  • Conteo de glóbulos blancos.

 

Tratamiento

En la actualidad, no existe cura para el síndrome de fatiga crónica y el objetivo del tratamiento es aliviar los síntomas. Muchas personas con este trastorno experimentan depresión y otros problemas psicológicos que pueden mejorar con tratamiento.

El tratamiento abarca una combinación de lo siguiente:

  • Terapia cognitiva-conductual.
  • Ejercicio gradual para ciertos pacientes.
  • Una alimentación saludable.
  • Tratamiento para el insomnio.
  • Medicamentos:
    • para reducir el dolor, la molestia y la fiebre
    • Tratar la ansiedad: Terapia Floral. Homeopatía
    • Depresión: Terapia Foral. Naturopatía

Medicamentos alopáticos: pueden causar reacciones o efectos secundarios que son peores que los síntomas originales de la enfermedad.

Recomendaciones para los pacientes con Síndrome de fatiga crónica:

  • Vida social activa.
  • Ejercicio físico ligero
  • Evitar esforzarse o realizar demasiadas actividades los diás que se encuentra excesivamente cansado.
  • Equilibrar el tiempo dedicado a realizar actividades, reposo, y sueño.
  • Dividir las tareas grandes en tareas menores y más manejables.
  • Repartir las actividades de mayor desgaste a lo largo de la semana.
  • Técnicas de relajación y reducción del estrés como:
    • Reflexología
    • Reiki
    • Respiración abdominal consciente…

 

A tener en cuenta

El síndrome de fatiga crónica no puede dejarse “a ver si pasa”, ya que es una alarma que avisa la proximidad de procesos más graves, ya que puede complicarse e iniciar procesos mucho más complejos:

  • Depresión.
  • Incapacidad para participar en actividades sociales y laborales, lo cual puede llevar al aislamiento, con las consiguientes consecuencias
  • Alteración y destrucción de la vida familiar, laboral, social…
  • Somatización o aparición de diversas enfermedades físicas de cualquier tipo.
  • Llegar a necesitar tratamientos muy agresivos

.

 

.